Translate

Friday, October 9, 2015

Conferencia General

¡Hola! ¡cómo están? Yo me siento super feliz por el hermoso fin de semana que hemos tenido!.
Recibimos más de 21 mil invitados! La mayoría miembros de la Iglesia, pero también había muchísimos visitantes. Fui testigo de muchos milagros y me siento muy bendecida por haberlos presenciado. Estar en compañía de tantas personas en época de "Conferencia" fue una  linda manera de ser edificados por el Espíritu. 
Me siento agradecida por los hermanos de las estacas de los alrededores de la manzana, porque muy gentilmente prepararon el almuerzo para nosotras, para todas las misioneras de Temple Square. Tuvimos tanto trabajo este fin de semana que solo contábamos con 20 minutos para comer; pero sinceramente entre  la ansiedad y los nervios no teníamos mucho apetito, aunque era necesario alimentarnos para tener las energías suficientes. 
Solo pudimos asistir a la sesión del domingo por la mañana, pudimos ver el discurso del Profeta y lo pude escuchar en ingles.  La verdad es una bendición poder escuchar a los Profetas y Apóstoles en su propia voz y sentir  su espíritu y testimonio. El Profeta nos entristeció un poco, porque ya tiene una edad avanzada, fue duro para él sostener su discurso por mucho tiempo. Sentí miedo por él. Pensé que podría desvanecerse en cualquier momento. El presidente Utchdorf y el presidente  Eyring estaban a la expectativa por si pasaba algo, siempre como medio a punto de pararse, y el de seguridad se puso de pie cuando él empezó a tambalearse. En ingles se notó más, se le notó en la voz, es como que dejó su peso arriba del púlpito y se sostuvo con la ayuda del Señor, sus rodillas perdieron fuerza, yo pensé que no iba a poder terminarlo cuando comenzó a repetir algunas palabras, su última frase fue "In His holy name... holy name... Jesus Christ, even Jesus Christ, the Lord, amen"  (en Su Santo nombre, Santo nombre, Jesucristo, sí Jesucristo el Señor, Amén). Cuando terminó, el presidente Utchdorf y el de seguridad lo sostuvieron, ayudándolo a sentarse y mi corazón comenzó a latir normalmente. Todos estábamos llorando, me asusté, no lo voy a negar, pero me sentía tranquila también, no puedo negar lo fuerte que se sintió el espíritu mediante sus palabras, por haber recibido respuestas a nuestras oraciones, por la bendición de escucharlo y tenerlo y por poder sentir el gran amor que el Padre Celestial tiene por cada uno de nosotros al permitirnos tener un maravillo Profeta. Testifico con toda mi alma y mi corazón, que sé que el Presidente Thomas S. Monson es un Profeta de Dios. 




Me encantó el discurso del Presidente Monson, que habló de ser un ejemplo y ser una luz. Realmente debemos levantarnos y brillar, debemos ser un ejemplo en todas las maneras posibles. Incluso como misioneras, nuestro propósito es invitar a las personas, invitar a otros y eso es TODO EL MUNDO, miembros, no miembros, inactivos, niños, incluso otros misioneros. 
Quiero recordar algunas palabras del Presidente Monson:

"Llegamos a ser ejemplo de los creyentes al vivir el evangelio de Jesucristo en palabra, en conducta, en amor, en espíritu, en fe y en pureza. Al hacerlo de esa manera, nuestra luz alumbrará para que otras personas la vean".
"Ser un ejemplo de fe significa que confiamos en el Señor y en Su palabra. Significa que poseemos y que fomentamos las creencias que guiarán nuestros pensamientos y nuestras acciones. Nuestra fe en el Señor Jesucristo y en nuestro Padre Celestial influirá en todo lo que hagamos. En medio de la confusión de nuestra época, de los conflictos de conciencia y de la agitación del diario vivir, la fe duradera llega a ser un ancla para nuestra vida. Recuerden que la fe y la duda no pueden existir en la misma mente al mismo tiempo, porque una hará desvanecer a la otra. Repito lo que se ha dicho reiteradamente, que a fin de obtener y mantener la fe que necesitamos, es esencial que leamos, estudiemos y meditemos las Escrituras; la comunicación con nuestro Padre Celestial mediante la oración es fundamental. No podemos permitirnos descuidar estas cosas porque el adversario y sus huestes están buscando sin cesar el punto débil de nuestra armadura, una falla en nuestra fidelidad. El Señor dijo: “Escudriñad diligentemente, orad siempre, sed creyentes, y todas las cosas obrarán juntamente para vuestro bien”.

"Permítanme decirles a todos, y de manera especial a ustedes, jóvenes, que conforme el mundo se aleja más y más de los principios y las pautas que nos dio un amoroso Padre Celestial, sobresaldremos de la multitud porque somos diferentes. Sobresaldremos porque vestimos con modestia; seremos diferentes porque no usaremos lenguaje vulgar y porque no participaremos de substancias que sean dañinas para nuestro cuerpo. Seremos diferentes porque evitaremos los chistes inapropiados y los comentarios degradantes. Seremos diferentes al decidir no llenar nuestra mente con opciones de multimedia que son viles y degradantes y que harán que el Espíritu deje nuestro hogar y nuestra vida. Sin duda sobresaldremos al tomar decisiones en cuanto a la moral, decisiones que se adhieran a los principios y las normas del Evangelio. Aquellas cosas que nos diferencian de gran parte del mundo también nos proporcionan esa luz y ese espíritu que alumbrará a un mundo cada vez más sombrío".


A veces no sabemos la influencia que tenemos en los demas.  Todavía me siguen llegando mails de personas de todas partes,  incluso de otros países y me cuentan que están por salir a una misión, o que están animadas, es interesante ver que podemos compartir el evangelio no solo los misioneros, sino también todo el mundo por medio de las redes sociales y por el ejemplo. 
y a veces para ser esa clase de ejemplo tenemos que hacer sacrificios. Cambiar para mejor no siempre es sencillo, pero debemos hacerlo si queremos aplicar la expiación de Jesucristo en nuestra vida. Con mi compañera sabemos que tenemos que hacer sacrificio para ser mejores, y que eso nos va a ayudar a ser la clase de mujeres que Nuestro Padre Celestial está esperando para ayudar a las futuras generaciones. 

Y hablando de futuras generaciones, seguramente ese señor que ven en la foto, nunca se imaginó este momento. 

Su nombre es Shane Cannon y hace 23 años atrás, el era un misionero como yo ahora, en Buenos Aires Argentina.  Y me siento tan agradecida, porque él le enseño y bautizó a mi madre. Mi madre luego conoció a un joven maravilloso ex misionero y se sellaron en el Templo de Buenos Aires y de esa unión nací yo y mi hermana Agustina, que en dos años servirá una misión también. Este Evangelio es maravilloso, agradezco profundamente a este misionero que dio dos años de su vida al servicio del Señor, y AGRADEZCO A TODOS LOS MISIONEROS Y MISIONERAS QUE HACEN MILAGROS Y AYUDAN EN ESTA GRAN OBRA DE SALVACIÓN!





Ayer conocimos a Carlos...llamó a la página de mormon.org y estaba equivocado, quería saber algo de aire acondicionados o algo así, el vive en California pero habla español, nos pusimos a hablar, compartimos acerca de Jesucristo, del libro de Mormón y ahora es un nuevo investigador. Estamos animadas de trabajar con todas estas personas! hay tantos más que no me alcanza el tiempo para contarlo! pero nada es coincidencia y estoy agradecida de servir en esta misión, incluso cuando es difícil porque mi área es el mundo ¡jaja! y podemos ayudar a otros dondequiera que estén. 
Sister Polanco






Los Amo Mucho!! Cuidense!!
Sister Cardús







No comments:

Post a Comment